La dualidad apaga nuestras mentes.

Responder