Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

A qué le temen las personas que niegan la Psicoquinesis.

dna-694798_1920

Temor a lo que es diferente.

En un principio, esta puede ser la causa más notoria de todas, ya que el ser humano teme a lo que le es distinto, y sobre todo teme aquello que no comprende.

Desde que existimos en la tierra, hemos peleado y librado guerras por este motivo, y aún en aquellas personas que han logrado abrir un poco sus mentes y ser más tolerantes, solo pueden serlo en tanto y en cuanto lo que ven sea algo aceptado por el sistema en el que se desarrollan.

Así, cuando se encuentran cara a cara con algo que supera ese umbral de apertura mental, sus viejos mecanismos de defensa se vuelven a armar, y toda su civilidad se pierde ante la sola mención de aquello que por ser tan distinto se sale de su comprensión.

Esto es lo que me llevó durante tantos años, a mantener oculto y en reserva mis capacidades, las cuales solo mostraba ante mis seres más queridos y cercanos.

Mis padres siempre supieron que era diferente, y lo aceptaban con naturalidad, tal vez porque algunos miembros de mi familia, ya habían sido testigos de algunos hechos paranormales e insólitos, y sin ir más lejos, mi abuelo paterno, había desarrollado la Telekinesis (entre otras facultades) a un grado muy elevado, cosa que es bien sabida entre mis primos y tíos, y que algunas veces ha sido tema de charla en reuniones y fiestas.

Por aquel entonces en que mi abuelo demostraba estas facultades, poco se sabía o se hablaba sobre Telekinesis o fenómenos Psíquicos, más bien se lo tenía por una especie de Brujo o chaman, en el mejor de los casos, pero lo que era innegable es que causaba admiración y temor en quienes presenciaban sus hazañas espirituales.

Tanto así que muchas de las historias más interesantes sobre las muestras más poderosas de mi abuelo, las conocí muchas décadas después de su muerte, contadas por primos y tíos. Mi padre por el contrario, siendo el único hijo varón, el más consentido y el que acompañaba a mi abuelo a todas partes, viéndole hacer cosas fantásticas, jamás habló conmigo de ello (ni con nadie). Parecía querer ocultar estos hechos para no parecer extraño o hasta loco ante los demás.

Lo más que recuerdo que me haya contado son solo un par de historias, y un buen día estando reunidos en familia, cuando una tía mía vio lo que yo podía hacer, sacó a la luz detalles impresionantes sobre un hecho de Telekinesis a gran escala, ocurrido cuando ella y sus hermanos (incluido mi padre) eran niños. Cuando pregunté a mi padre por qué nunca me había comentado estas historias, el solo me respondió a tono de broma… «jejeje, el abuelo era un viejo más loco», lo cual en mi país Argentina, es una expresión de cariño que denota que una persona es divertida y graciosa.

En fin, como dije al principio, las personas, incluso siendo testigos directos de estos fenómenos que desafían la realidad cotidiana, prefieren no ver, o en el peor de los casos, coaccionar al otro agresivamente, con la esperanza de obtener una «confesión» forzada de que aquello es un truco, para sí poder seguir con sus vidas tranquilas, en un mundo seguro de leyes inmutables.

Cuestión de evolución.

De algún modo, pareciera que cuando una persona ve a otro ser con capacidades que en apariencia son superiores, o representarían una ventaja evolutiva, como la Telekinesis, dicha persona lo percibe como una amenaza.

No creo que sea algo consciente, pienso más bien que la otra persona, se presenta a la mente, como la prueba tangible de que la naturaleza no se detiene, y que cuando una especie evoluciona, los individuos que se han rezagado, tienden a desaparecer.

Imaginemos por un instante que somos testigos del momento en que se encuentran cara a cara, el hombre de Neandertal y el Homosapiens.

Es posible que el Neandertal no supiese bien qué pensar de este nuevo ser, tan parecido a él, pero de algún modo, tan distinto, tan peligroso para su propia existencia.

Pensando en aquel momento, no creo que el temor fuese realmente porque el Homosapiens fuese una amenaza directa al Neandertal en términos de luchas territoriales o de existencia (aunque algo de eso hubo), si no que la sola presencia de un ser dotado de unas aparentes capacidades superiores, de mejores herramientas, pareciera ser la clara «Notificación», por parte de la Madre Naturaleza, de que nuestra fecha de caducidad esta próxima.

Visto desde esta perspectiva, sería comprensible el temor ante una nueva generación de personas con un desarrollo mayor de ciertas capacidades.

Veamos esta situación hipotética, en la que surgiese una generación con un coeficiente intelectual muy superior, capaz de aprender en días lo que a otros les lleva años, con más fuerza física, más resistencia, con un sistema inmune perfecto que les permitiese no enfermar nunca (vuelvo a aclarar que es solo un ejemplo), qué pasaría con el resto de la población fuera de ese grupo, que sentiría un padre al saber que su hijo no podrá competir con esta nueva especie de ser humano ante la búsqueda de empleo, en los estudios universitarios, frente a la vida cotidiana misma.

Ese es uno de los puntos claves de todo este asunto. Quienes temen y niegan la posibilidad de que existan personas con estas facultades psíquicas, no desean ver que el mundo en el que viven ha cambiado, que ya no existe, y que al igual que los dinosaurios, solo les resta adaptarse o desaparecer.

evolution-297234_1280

Salir de la zona de confort. Cuando el mundo se derrumba.

Quizá esta sea la razón más profunda y la más común por la que alguien teme a la existencia de las facultades psíquicas.

Durante toda la vida nos enseñan como funciona el mundo. Y en base a ello elegimos nuestro camino, nuestra profesión, nuestro modo de vida.

Sabemos en qué podemos creer, siempre que no se salga de los estándares establecidos, sabemos que nivel de individualidad o de «Rareza» es tolerable y aceptable por la sociedad.

Si estás solo un poco fuera de esos parámetros, será difícil que consigas empleo, pareja, amigos, y prácticamente no serás aceptado socialmente. Incluso quienes te acepten, solo lo harán en privado, o bien para alimentarse de tus habilidades si les resultan ventajosas, pero en público, eso es otra cosa.

¿Por qué ocurre esto, por qué existe esto llamado Status Quo?

La respuesta es simple. Solo piensa que has trabajado toda tu vida para llegar a la cima de la cadena alimenticia de tu empresa. Que has logrado el tan mentado «éxito» en la vida, que has superado todo y a todos cuantos se te ha atravesado en el camino.

Renunciaste a lo más valioso, espiritualmente hablando, para obtener ese estado casi «Divino» llamado «Felicidad» o «Libertad», y luego, un buen día descubres que existen personas capaces de superar todo esto que has logrado, llegando a ser incluso más felices, al encontrar ese «Algo» más allá de lo cotidiano, que tú no podrías obtener ni con todo tu dinero, y que para ellos tu jerarquía no significa nada, ni tus logros materiales o académicos tampoco, porque han comprendido el mundo y la vida de una manera más profunda, y menos egoísta.

¿Qué harías entonces? ¿Cómo sigues adelante luego de despertarte con semejante golpe?

No puedes… no al menos sin aceptar que te han estafado, haciéndote creer que solo existía un camino correcto, y que es el que tú tomaste.

Con esto atravesado en tu garganta, deberías seguir adelante, tratando de convencerte cada día, que lo que has logrado es algo deseable, envidiable, y que has invertido bien todos tus años de vida.

He aquí el verdadero porque de la negación de muchos de los escépticos. Porque fíjate, que no luchan porque crean que el fenómeno existe y quieren desenmascarar a quienes engañan a la gente con mentiras, si no que luchan por destruir incluso a los que sí poseen capacidades comprobadas, aduciendo que se han llevado a cabo controles imperfectos, aún cuando los hayan realizado científicos destacados.

Y es que aceptar que esta realidad existe, es preguntarse de inmediato, ¿Por qué entonces yo no la poseo?

Es pensar que hemos sido «Imaginariamente» rechazados por algún poder superior, que ha «bendecido» a otros. Poniéndolo más simple, significa darnos cuenta de que en la vida hay cosas que estás más allá de nuestro control egoísta, que hay cosas que no podremos obtener ni con todo nuestro poder político, ni con todo nuestro dinero o conocimiento.

Me veo tentado a decir como en Proverbios 16:1: «El hombre propone, y Dios dispone».

grid-684983_1920

Todos contamos con las mismas posibilidades.

La buena noticia en todo este asunto, es que no hay porque sentirse amenazados por quienes son diferentes, por quienes parecen haber desarrollado otras áreas de su persona, llegando a dominar la energía psíquica, la percepción extrasensorial, la psicoquinesis o la telekinesis, ya que aunque algunas personas podrían nacer con una cierta predisposición a despertar estas facultades, también es cierto que todos los seres humanos contamos con estos Dones en forma latente.

Es decir que cualquier persona que tenga las ganas, y le dedique el tiempo necesario para ello, pueden despertar en sí mismos estos poderes mentales o espirituales.

¿Y tú que piensas la respecto? Comparte tu opinión con nosotros.

Aquí dejo un video que he hecho y que espero te guste.

1948 Vistas Totales 1 Vistas Diarias
¿Te gusta este Blog? Tómete un segundo para apoyarme en Patreon!

Tagged As: , ,

No comments yet... Be the first to leave a reply!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies