in , ,

CuteCute CryCry GeekyGeeky LOLLOL LOVELOVE OMGOMG WINWIN WTFWTF

Claves sobre el enfoque en la Telekinesis.

Anuncios

El error de la concentración.

Uno de los errores más comunes en quienes investigan o quieren practicar la Telekinesis, es pensar que la clave para desarrollar este poder está en la concentración.

Este es un error muy grande, que solo pueden tener aquellos que no han obtenido resultados en el tema de las kinesis, o que solo se basan en teorías y razonamientos, quizá incluso de otras personas que tampoco han obtenido resultados, o que si los han obtenido, al menos parecieran estar tratando de explicar todo mal, para que nadie más desarrolle este poder.

El problema con la concentración es que la misma, es un acto consciente y activo de la mente o pensamiento, el cual consiste en pensar intensamente en algo, es decir, concentrar nuestra atención sobre algo, de modo que todos nuestros sentidos queden desconectados o absortos en algo, y solo persista la idea, imagen, objeto o intensión en el cual nos concentramos.

Al hacer esto, lo que ocurre es que desgastamos una gran cantidad de energía mental, lo cual no favorece a las kinesis, en las cuales lo que necesitamos es economizar energía, para poder enviarla o proyectarla sobre el objeto o elemento que deseamos controlar.

Además la concentración mantiene la mente con su actividad razonadora activa,

Y esto también genera una resistencia, cuyos efectos ya se conocen en psicología, pues es lo mismo que ocurre a una persona que intenta activamente controlar o luchar contra una obsesión, o una adicción, y lo que se consigue al pensar persistentemente, es justamente el efecto contrario, es decir, que mientras más la persona quiere evitar o controlar algo, más deseos tiene de hacerlo o de sucumbir ante esta obsesión o adicción…

Así, quienes intentan concentrarse sobre un objeto para poder moverlo, lo único que logran es “bloquear” al subconsciente, y desgastar más energía de la necesaria, por lo que el objeto no se logra mover.

Anuncios

Tan solo en algunos pocos casos se logran pequeños resultados, y esto ocurre porque se insiste tanto en esta concentración, que al final, la mente y el pensamiento activo se agotan, y por fin dejan paso al subconsciente, pero

este no es el mejor método, ni el más efectivo a la hora de lograr la Telekinesis, ya que la probabilidad de conseguir algún resultado, se reduce sustancialmente.

Qué es entonces el “Enfoque”.

El enfoque es un proceso diferente a la concentración, porque lo que se hace no es cerrar o contraer la mente, sino todo lo contrario, es una actividad expansiva, que consiste en poner toda la energía y recursos mentales a disposición del subconsciente, para que este proyecte esa energía, sobre el objeto elegido para mover.

Dicho de otro modo, cuando nos enfocamos en mover un objeto, lo que hacemos es proyectar sobre este, la mayor cantidad posible de energía mental, pero sin el inconveniente de que el consciente genere una “resistencia”.

El ejemplo más sencillo de las diferencias entre “Concentración” y “Enfoque” que puedo darles, es mediante estas comparaciones con cosas más concretas:

Concentración: Sería algo parecido a realizar un pequeño orificio en un gran dique o represa, para dejar salir un hilo de agua por allí, con la intensión de que ese flujo o chorro mueva una gran roca…

El problema es que aunque dispongamos de mucha agua (energía mental), esta no es capaz de pasar con todo su caudal por ese pequeño orificio, ya que hemos reducido las posibilidades al crear un muro de contención, que sería esa resistencia mental, propia de la concentración.

Este es un efecto muy común de la mente, que posee esta característica de resistirse a toda idea que se realice de forma activa, hasta tanto esta no haya pasado por el filtro del subconsciente, luego de muchas repeticiones de la idea.

Enfoque: Se asemeja a usar una linterna para iluminar una gran roca… lo que hacemos es simplemente proyectar la luz (de la mente) sobre el objeto elegido, sin intervenir ni obstaculizar el haz de luz, no dejamos que la mente activa o consciente, la mente de todos los días, ponga un obstáculo entre esa luz y el objeto… esto lo que logra es que la mayor cantidad de energía posible, sea proyectada sobre lo que hemos elegido en las kinesis.

¿Pero entonces cómo debo enfocar?

Igual que en ejemplo (algo simplificado) de la linterna, lo que debemos hacer es mirar el objeto, sin más intención que percibirlo y verlo, así como cuando alumbramos un objeto.

No hacemos ningún esfuerzo, porque eso bloquearía al subconsciente.

Pero aquí seguramente muchos lectores se preguntarán, cómo es que lograrán que el objeto se mueva, si no pensamos en moverlo, y solo lo miramos. Pues bien aquí hay un gran secreto que voy a develar ahora mismo.

La clave maestra, la confianza en que la mente sabe lo que hace.

Verás, cuando tú intentas pensar en mover un objeto con la mente, estás concentrándote en algo, y ya sabes lo que sucede cuando te concentras… no logras nada.

Y no es que la concentración no sirva para nada, sino que esto solo significa que no sirve para la Telekinesis, pero sí es buena cuando queremos planificar, encontrar detalles, relacionar información, es decir para cosas que involucren la inteligencia activa y el razonamiento.

Así que la forma correcta de usar el enfoque sería la siguiente. En principio debemos poder “conectar” con el objeto que queremos mover, y allí entra el enfoque.

Debemos solo mirar el objeto, tratar de ver sus detalles, pero haciéndolo de forma relajada y pasiva. Esto hace que el subconsciente asimile el objeto, lo “sienta”, lo “perciba” de forma completa.

Sería algo así como “escuchar” al objeto y a la realidad, conectar con la energía y de esta forma ser parte del todo. Al hacerlo así, estamos conversando con el objeto, estamos prestando atención a la realidad de la existencia, en lugar de hacer como la mayoría, que es simplemente fuerzan las cosas, intentando obligar a la realidad para que haga lo que ellos desean.

Y lo que ocurre cuando una persona hace esto es bien simple… la naturaleza se resiste.

Una vez que hemos “enfocado”, y que nos hemos conectado, lo que hacemos “recién” entonces, es comenzar a visualizar lo que queremos que haga el objeto, y cómo queremos que se mueva, etc.

O bien podemos comenzar a visualizar lo que queremos que haga, y luego enfocar.

Sea como sea, la visualización y el enfoque no se deben hacer al mismo tiempo, porque eso también produce un bloqueo de la energía.

Yo uso preferentemente este último método, es decir, que primero visualizo lo que deseo que haga el objeto, me imagino cómo se moverá, y recién luego me enfoco.

Durante este proceso de enfoque, ya no visualizo nada, y si necesito volver a visualizar, dejo de enfocarme. Recuerda que cuando enfocas, estás enviando energía, y ese proceso no debe ser obstaculizado por nada.

Recomendaciones finales.

La meditación es una gran herramienta para aprender a enfocar, sobre todo la llamada meditación Zen, y dentro de esta disciplina meditativa, es mejor practicar (para el enfoque) la meditación contemplativa, que es aquella en la que se coloca un objeto frente a nosotros, y solo se lo mira para meditar en él, para obtener una consciencia plena de la realidad de las cosas.

Espero que estas explicaciones que comparto, te ayuden a comprender como utilizar este valioso recurso del enfoque, y desarrollar las kinesis, o en este caso la Telekinesis.

Si te ha parecido útil este artículo, te pido por favor que lo compartas, ya que es una forma de agradecer mi trabajo, que además no te costará más que un par de minutos, y a la vez te hará ser parte “activa” de este cambio que estamos haciendo en la mente de las personas y del mundo. Muchas gracias, y como siempre, tus comentarios, ideas y opiniones son bienvenidas.

Saludos mis Poderosos Amigos y Amigas, será hasta el próximo post.

Anuncios

What do you think?

33 points
Upvote Downvote

Written by Psicoquinesis

Los beneficios saludables del vinagre.