Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Desarrollo de la Telepatía – primeros pasos

Cómo desarrollar la telepatía.

Para desarrollar la telepatía, primero hay que entender que hablamos de una habilidad relacionada con la posibilidad de conexión entre los seres vivos, y que para lograr esto es fundamental obtener la capacidad de poder controlar nuestro sistema nervioso, sobre todo acallar la mente.

La importancia de esta capacidad, radica en el hecho de que la Telepatía es en sí un acto de escucha, aunque claro más sensible y espiritual si se quiere.

Por tanto, nadie puede escuchar si está emitiendo mensajes, y más aún si estos mensajes son caóticos dentro de nuestra propia mente. Difícilmente podremos reconocer la diferencia entre nuestro propio pensamiento y el ajeno.

Por tanto la clave fundamental en todo esto, es la misma que la utilizada en el desarrollo del “Sakki”, que es una habilidad utilizada en artes marciales, donde la intensión de esta práctica es la de “percibir” el ataque, o mejor dicho, la intención de ataque o agresividad de un oponente.

Sakki en sí, es un término que hace referencia a algo llamado “el instinto del asesino”, es decir la energía o vibración creada por los pensamientos inarmónicos de una persona agresiva, o con intenciones negativas hacia nosotros. Esa desarmonía es clave en todo el proceso de percepción, ya que es lo que permite saber que detrás de ese pensamiento, se aproxima muy probablemente una acción proporcional al mismo.

Más detalles de todas estas prácticas están disponibles en mi lbro sobre Telepatía y su desarrollo y que puedes ver aquí en este link de Amazon:

Telepatía: Libera todo tu poder y obtén resultados nunca antes vistos.

Pero volviendo al meollo de esta cuestión, para poder percibir correctamente y lograr filtrar de entre tantos mensajes mentales invasivos, aquello que queremos saber o percibir, debemos tener la capacidad de aquietar nuestra mente de manera que podamos así, minimizar al máximo el “ruido” y las perturbaciones mentales.

Dicho de otro modo, la práctica consiste en meditar, y aprender a serenar nuestra mente, haciendo foco en las sensaciones corporales, la respiración y la paz interna.

Hecho esto, conseguiremos entrar en un estado de quietud y armonía, que formará a nuestro alrededor una atmósfera de tranquilidad y equilibrio.

Esta atmósfera de la que hablamos, encierra el secreto de la percepción, tanto del Sakki como de la Telepatía.


La intrusión dentro de nuestro campo armónico.

Una vez estamos en ese estado de paz mental, de armonía como dijimos anteriormente, cualquier cosa que vibre de forma diferente, sobre todo si no sincroniza con nuestro estado, se percibirá como una molestia, como una energía “invasiva”, que es detectable con más o menos facilidad.

Cuanto más practicamos, más sencillo se nos hará reconocer esa intrusión en nuestro campo mental o energético.
Por tanto es de crucial importancia el desarrollo de las prácticas de meditación.

Armonía en movimiento.

Una vez llegados a este punto, en el que somos capaces de entrar a voluntad en ese estado de quietud, y así percibir las energías desarmonizantes o intrusivas, es hora de subir un nuevo escalón y refinar esta habilidad.
Aquí tenemos que aprender, mediante la práctica constante, ya no a entrar en estados de armonía mediante la meditación, sino a poder hacerlo estando en un estado de consciencia normal, incluso estando de pie o en movimiento, hablando o comiendo.

Pero para llegar a tal estado, es necesario un condicionamiento de este proceso. Para ello, es menester que habiendo logrado el estado de armonía durante las meditaciones, y llegando luego al término de la práctica, nos tomemos unos momentos, para tratar de sentir el estado en el que acabamos de estar.

La idea general aquí es lograr asimilar las sensaciones de ese estado de consciencia armónica, y poder traerlos luego a la mente en cualquier momento del día, aunque sea por breves lapsos de tiempo.

A medida avancemos en el desarrollo de esta capacidad de evocación de la armonía, nuestra mente se irá condicionando, para entrar en este estado cuando sea requerido por nosotros, con el simple acto de desearlo, de apartar los pensamiento por un instante, recordando la vibración o las sensaciones del estado de paz y armonía del que hablamos.


Recepción de emociones y pensamientos por Telepatía.

Al fin, una vez que ya dominemos ese proceso de entrada en armonía, no será difícil diferenciar los pensamientos o sentimientos ajenos, dado que estos se presentarán en nuestra mente o nuestro corazón, pero con una sensación diferente, como si fueran propios, pero sin llegar a serlo, debido a que podremos percibir una vibración distinta, tal como quién siente el aroma de un perfume diferente al suyo en sus ropas, y aunque esa ropas no dejan de ser suyas, es fácil saber que alguien más a estado impregnándolas con su aroma particular y muy personal.

Casi de idéntica forma ocurre con las marcas vibratorias personales en el desarrollo y uso de la Telepatía.
Uno es capaz ya en este nivel, de sentir los diferentes matices energéticos de cada persona, conocida o extraña, llegándose así a tener completa seguridad de la procedencia de esas emisiones telepáticas.

Protección Telepática.

Este punto no requiere mayores explicaciones, debido a que se fundamenta en lo expuesto en el punto anterior. Es decir, una vez tengamos control de nuestra mente y emociones, para poder sentir o percibir las vibraciones invasivas o pensamientos intrusos, bastará con ser conscientes de ello, para que nuestro espíritu y mente levanten un campo protector que aislará aquello que nos es extraño, molesto o invasivo.

Pocas personas pensarían que con simplemente tomar consciencia de algo, nuestra mente es capaz de tomar el control en forma mecánica a nivel subconsciente, y de inmediato incluso sin nuestra intervención, ser capaz de actuar de forma conveniente y precisa.Por eso lo que debemos aprender es a tomar consciencia, y nuestra mente hará el resto del proceso de protección.

Si te interesa saber más sobre cómo ocurre un ataque psíquico, cuáles son sus síntomas y característas, etc, aquí te dejo el enlace a un artículo muy completo que escribí hace algún tiempo hablando al respecto, no dejes de leerlo, porque contiene información muy útil:

http://psicoquinesis.com/saber-victima-ataques-psiquicos/

Cómo ser un buen emisor Telepático.

No cabe duda de que es más sencillo para más de una persona, percibir telepáticamente que emitir. Esto se debe a que el acto de percepción es en cierto modo algo pasivo, tal como sería escuchar en una conversación a alguien que habla.

Muy por el contrario, emitir requiere de una voluntad activa, y la capacidad de lograr que nuestros pensamientos o sentimientos sean tan potentes, que sobresalgan de entre la maraña de otras percepciones mentales del sujeto al que dirigimos nuestro mensaje.

Tal como en una reunión bulliciosa, cuando intentamos hacernos oír por alguien en particular, o por todos si se quiere, deberemos levantar nuestro tono de voz, para sobrepasar al de los demás, así ocurre en la emisión telepática, más que nada cuando el receptor no está en estado de escucha consciente, como sucedería si estamos practicando con otro telépata a vezado en el tema, que ya se encontraría en estado armónico para ser más receptivo.

Por tanto, aquí también nos es necesario aprender a usar ese estado de quietud mental, para que podamos economizar energía, y no producir vibraciones o pensamientos parasitarios, que se mezclen con lo que deseamos emitir o transmitir.

Pero más aún, además de la armonía, requeriremos de un alto nivel de enfoque, de modo que nuestro pensamiento o sentimientos, sean lanzados a un punto preciso, sin dispersión alguna, o al menos con la menor dispersión posible.
De este modo nos aseguraremos de estar legando a donde queremos, es decir a la mente de nuestro sujeto.

En algunos casos, la presencia de un dolor intenso de cabeza por parte de la persona a la que dirigimos nuestro mensaje telepático, es signo de que estamos proyectando demasiada energía, y que dicha persona efectivamente está recibiendo el mensaje o influencia, pero no lo manifiesta.

Por lo que seguramente el emisor, es decir nosotros, ante la aparente insensibilidad del otro respecto a nuestro mensaje, probablemente estamos subiendo inconscientemente el nivel de proyección de energía mental, produciendo así este malestar en la otra persona.

Algunos telépatas utilizan esto como un arma mental, no ya para influir con un pensamiento, sino para que el pensamiento en sí sea como la bala, de un arma invisible, capaz de hacer blanco sin dejar huellas.

Aunque claro que lo de no dejar huellas es también relativo, dado que una persona hábil en la Telepatía, sí que es capaz de seguir esa huella vibratoria, que es lo mismo que haría para percibir un pensamiento intrusivo, y así sería capaz de detectar al emisor de tal ataque mental.

Hay mucho más para decir sobre este tema, pero considero que esto es más que suficiente por el momento, para que tú puedas comprender mejor todo el proceso telepático, y también desarrollarlo de manera simple, mediante las directrices y claves que aquí he aportado.

Hemos llegado al final de este post. Espero que sepas aprovechar esta valiosa información y le des el uso más conveniente para tu vida y tu desarrollo personal.

Gracias y sigamos adelante!!!

675 Vistas Totales 3 Vistas Diarias
¿Te gusta este Blog? Tómete un segundo para apoyarme en Patreon!

Tagged As: , , , , ,

No comments yet... Be the first to leave a reply!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies