Kinéticos en armonía con la naturaleza.

Kinéticos y armonía.

Muchos kinéticos suelen quejarse en algunos momentos por la repentina pérdida de su motivación, o de su energía, así como de un estado de frustración o depresión que aparece como de la nada.

Esto suele confundirlos ya que quizá antes estaban muy motivados, e incluso puede que estén logrando o hayan logrado buenos resultados en sus prácticas.

¿Entonces cómo se explica esta repentina sensación que les invade?

Todos somos hijos de la naturaleza.

Aunque no lo sepamos, o mejor dicho aunque no seamos conscientes de ellos, todos estamos conectados con la naturaleza. Un ejemplo de ello es la energía del ambiente que nos afecta, como las llamaradas solares, que son capaces de potenciar nuestra telekinesis, o el clima húmedo, que puede en cambio perjudicarla, pero nos ayuda a tener más poder en la percepción extrasensorial, la Aerokinesis y la Atmokinesis.

Por tanto el kinético debe aprender a sentir esa conexión y estudiar esos cambios para poder aprovecharlos a su favor toda vez que sea posible.

Los cuatro elementos, las cuatro estaciones.

Más allá del conocimiento de las condiciones climáticas que rodean al kinético y le influyen, también existen otros factores poderosos que si sabe cómo utilizarlos pueden darle más poder, pero si no sabe equilibrarse con ellos, pueden debilitarlo o desequilibrarlo internamente.

Hace un par de días, un alumno me preguntaba acerca de las emociones contradictorias, y de las sensaciones de frustración, confusión y pérdida de poder o motivación en su vida y en sus prácticas.

Lo que le respondí es que esto es algo normal en las personas kinéticas, o las personas que están en una vía de desarrollo espiritual, ya que generalmente son mucho más sensibles que el común de las personas.

Y no hablo aquí de sensibilidad a las energías ajenas o parasitarias, tampoco a las energías climáticas, sino a las energías de las estaciones del año, que también juegan un rol fundamental en la vida de quienes intentan evolucionar y avanzar en el desarrollo de sus poderes internos.

La clave es la armonía.

Llegamos aquí al punto importante de este tema, y es el hecho de que el kinético debe aprender a armonizarse con las cuatro estaciones del año. El no saber hacerlo puede significarle vivir en constantes altibajos anímicos y energéticos, como también el padecimiento de enfermedades propias de cada estación, enfermedades que ocurren a los kinéticos cuando su estructura energética no está acorde al tiempo.

Para lograr esta armonía, debemos comenzar a prestar atención a nuestros cambios en cuanto a energía se refiere, en cada una de las estaciones del año.

Luego también debemos hacer un proceso de autoconocimiento o autoevaluación, en el que tenemos que enfocarnos en nuestros procesos internos, tanto mentales como físicos o fisiológicos.

Cuando estamos bien, cuando nos sentimos en óptimas condiciones esto lo sentimos, lo palpamos por así decirlo. Pero cuando nuestra energía está desarmonizada, desequilibrada, nos solemos sentir vacíos, frustrados, cansados de todo y de nada al mismo tiempo. Es una especie de desazón que nos hace sentir confundidos respecto a nuestros logros en lo que estamos desarrollando, y por lo general perdemos todo interés en la práctica.

Cuando esto ocurre, lo más probable es que estemos desarmonizados con la estación en la que estamos.

La solución como dije anteriormente es aprender a armonizarnos.

Las herramientas.

Para poder sobrellevar este estado y lograr la armonía, el kinético cuenta con varias herramientas que puede integrar a su vida, con el fin de mantenerse siempre en mejor posición respecto a quienes no conocen los métodos o modos de estar en sintonía con la naturaleza, sobre todo de los elementos y las estaciones.

Dichas herramientas son:

  1. La meditación.
  2. La canalización.
  3. El autoconocimiento.
  4. El ejercicio físico.
  5. Los ejercicios respiratorios.
  6. La alimentación saludable.
  7. La sincronización de las horas de sueño con según la necesidad de cada kinético.

Reflexión final.

Luego de decir todo lo anterior, queda muy claro que todo kinético, o persona que se dedique a desarrollar sus facultades espirituales o poderes mentales y mágicos, debe comprender este tema de cómo armonizar con la naturaleza, comprender las enfermedades de los kinéticos cuando no están en armonía con la energía circundante, y por supuesto saber cómo sincronizarse con cada estación del año, a fin de saber potenciar los fenómenos que intenta controlar.

Ser un kinético es una forma de vida, en la que debemos aprender a hacernos conscientes de la responsabilidad que representa tal situación. Al hacerlo estaremos en condiciones de evolucionar, pero sobre todo de sentirnos plenos y conscientes y así vivir una vida con un sentido profundo y llena de propósito.

4429 Vistas Totales 3 Vistas Diarias
¿Te gusta este Blog? Tómete un segundo para apoyarme en Patreon!

Tagged As: , , , , , , , , , , , ,

2 Responses to “Kinéticos en armonía con la naturaleza.”

  • Zulema on 12 febrero, 2018

    Excelente artículo para tenerlo en cuenta con los cambios de estación aunque aquí en Ecuador no tenemos las 4 estaciones, más bien se habla solo de invierno o verano y aún así con el cambio climático se dan muchas alteraciones, como en meses que se sabían lluviosos no cae ni gota de agua y más bien el cielo aparece despejado… en esos casos cabe preguntarte maestro Diego cómo podríamos conseguir esa armonía con la naturaleza tan cambiante?

  • Bruno on 17 febrero, 2018

    Una pregunta
    A que se refiere con autoconocimiento?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies