Vampiros Psíquicos o Energéticos y cómo reconcerlos..

creepy-720583_1280

Vampiros Psíquicos – Primera parte.

Debido a lo extensa de la información que quería compartirles sobre los Vampiros Psíquicos,he tenido que dividir la misma en dos partes o dos artículos,que son igual de interesantes y completos, de manera que su lectura no fuese pesada ni aburrida.

Claro que si te apasiona este tema, seguramente no podrás esperar ni un minuto para leer la segunda parte, pero eso ya es otra historia.

Aclarado esto, vamos ya a cazar a nuestros vampiros personales (que todos tenemos alguno), y a deshacernos de su maléfica influencia 😉

Vampiros Psíquicos o Energéticos.

Existen en el mundo cierto tipo de personas, que son capaces de absorber la energía de los demás seres vivos, sean estas otras personas, animales, plantas, etc…

Este fenómeno es más frecuente de lo que se podría pensar, y muchas veces lleva a que una persona se vea frustrada, se enferme, desmotive, se deprima y en definitiva, lleve una vida cargada de problemas y negatividad a causa de estar en contacto, o en convivencia con un “Vampiro Psíquico”.

Cómo reconocer a un Vampiro Psíquico.

Primero debemos saber que hay dos tipos de Vampiros Energéticos o Psíquicos. Uno de estos tipos de Vampiros son los que roban la energía de los seres vivos y lo hacen de forma consciente. Luego están los otros, los que lo hacen sin saberlo, aunque claro, eso no justifica lo que hacen, pues en el fondo son capaces de darse cuenta o reconocer que se sienten mucho mejor, como renovados, cuando absorben la energía al interactuar con los demás, pues de algún modo deben tener cierta consciencia de que eso ocurre, sino no podrían saber cómo buscar a sus “víctimas” o aprovecharse de ellas. Es decir, que en cierta forma “intuyen” que roban la energía a los demás, y por eso los buscan…

La forma de reconocer a un vampiro es bien sencilla. Generalmente son personas egocéntricas, que solo piensan en ellas mismas, o en cómo sacar provecho de los demás, es decir, sacar ventaja de las personas que los rodean. Nunca hacen algo sin antes pensar en qué es lo que obtendrán a cambio, o que beneficios futuros podrán cosechar de esa amistad o relación. Las personas, los animales, las plantas, solo son cosas que están ahí para hacerlos felices a ellos, para servirles y nada más…

Estos seres también tienes ciertos rasgos o características de personalidad bien definidas.

face-800192_1280

Tipos de Vampiros.

Los desafortunados y las víctimas: Por ejemplo, podemos encontrar por un lado a los Vampiros que siempre se portan como víctimas. Siempre tienen problemas, materiales, sentimentales, de salud o lo que sea, y usan eso como un “gancho” emocional para mantener atrapada a su presa. Es decir, usan la lástima, el sentimiento de compasión de los demás para drenar su energía vital.

El violento o agresivo: Necesitan obtener la atención  por medio de gritos, violencia física, amenazas e insultos. Su táctica es producir incomodidad, pues las personas no los enfrentan por miedo a ponerlos de mal humor,  la posibilidad de que hagan comentarios molestos, que estallen de rabia, etc. Toman la energía de los demás cuando ellos se sienten atemorizados, estresados o ansiosos. Este tipo de Vampiros siempre ocupan el escenario, quieren ser le centro de todo, pues así acaparan la energía. Básicamente son egocéntricos, por eso aman estar constantemente dando órdenes a los que están a su alrededor, hablar todo el tiempo, ser autoritarios, inflexibles, sarcásticos y sobre todo ser violentos.

El ser superior: En otro extremo, están los Vampiros que actúan comportándose con superioridad, tratando de humillar a otros, generando situaciones de poder sobre ellos, ya sea haciéndoles dudar de sí mismos, de sus habilidades, de su valor como personas. Una de sus armas principales es la crítica, es decir, siempre cuestionarán las opiniones, las decisiones, etc., con lo que logran mellar la autoconfianza de sus víctimas, y así hacerles depender del Vampiro Psíquico,y pensar que nadie los valora como ellos, cuando en realidad lo que hacen es todo lo contrario. Son críticos y hostiles, buscan formas de hacer sentir mal a los demás, desestimar cualquier tipo de motivación o proyecto, es decir que quieren desanimar a las personas en lo que sea que hagan.

Suelen disfrazar sus críticas como si fueran consejos, en los cuales aprovechan a decirte en qué te has equivocado, para así minar tu confianza en tus propias decisiones.

Al cuestionar lo que has hecho, dicho o decidido, logran que tú quieras explicarles tus motivos, casi como justificándote por ser como eres, y de este modo roban tu energía, ya que cuanto más luchas por hacerles ver que estás en lo correcto al decidir lo que a ti te parece mejor, más energía les brindas, ya que sin importar lo que digas, o que tengas razón, ellos/as siempre encontrarán un defecto o problema a tus ideas, o actos, para seguir obligándote a darles energía tratando de convencerles o demostrar que tus decisiones son correctas.

El mete culpas: Este tipo de Vampiro, intentará culpar a sus víctimas de muchos problemas que en realidad él o ella misma causan. Ellos son agresivos, pues con esta actitud buscan despistar a todos, haciendo que las personas sientan culpa, al no saber por qué el Vampiro actúa de esa forma, llevando a las víctimas a cuestionarse sus propios actos, en busca de eso que pudo haber ofendido al Vampiro, o haberlo hecho sentir mal. En realidad su enojo es pura manipulación para captar la atención, la culpa y con todo ello, la energía de las personas que tienen la desgracia de preocuparse y perder tiempo pensando qué les pasa.

El indispensable: Otra táctica es la de distanciar, la de aislar a la víctima, de sus amigos, familia, o cualquier otra persona que pudiera aconsejarle y así hacerle ver otras alternativas, lo cual le haría perder poder al Vampiro, ya que su control sobre los demás se basa en mantener la ilusión de que la víctima solo puede contar y confiar en el Vampiro, y que nadie más lo valorará o ayudará…

Si la persona se contacta con otros, estos podrían aconsejarle, hacerle ver que hay otras alternativas, otras realidades, y que quizá lo que le esté diciendo el Vampiro no sea cierto, ni bueno, y mucho menos sano.

El zalamero: Aquí  encontramos al Vampiro Psíquico que halagará a su presa, con el fin de alimentar su ego, y así cegarle, para que no pueda “ver” que va directo a una trampa. Mediante elogios y zalamerías, hace que la víctima se sienta valorada, y así le de energía.

El indiferente o distante: Este tipo de Vampiro basa su estrategia en mantener una distancia emocional con la persona, pero que no es siempre así. Es decir que, en ciertas ocasiones este Vampiro tratará a la persona con indiferencia, con cierta distancia o desapego, como si no le interesara. Pero en otros momentos se mostrará cercano, amable, amoroso, interesado en nosotros. Irá alternando entre la frialdad o el desinterés, y el amor o el interés y la simpatía. De este modo, pone bajo los pies de sus víctimas, arenas movedizas, que hacen que la persona no sepa cómo o qué sentir, ya que cuando el Vampiro se aleja emocionalmente, la persona le brinda más amor y preocupación para llenar ese vacío, y cuando la persona se cansa de esa indiferencia o desinterés del Vampiro e intenta olvidarse de él/ella o ser indiferente, el Vampiro vuelve a mostrarse amoroso e interesado, para así volver a generar interés, y tomar nuevamente energía vital. Esto además genera en la persona una obsesión, ya que cuanto más misterioso e indiferente es el Vampiro y luego cambia, esto más obsesiona a la víctima en querer llegar al corazón del Vampiro y conquistarlo o hacerlo feliz.

Vampiros involuntarios.

Los Vampiros Psíquicos que roban la energía de los demás, sin saberlo, son con mucha frecuencia los niños pequeños y los ancianos. Esto se debe a una disposición de sus cuerpos vitales, que en esos períodos de sus vidas, necesitan más energía, y no saben o no pueden tomarla directamente del ambiente, o de un canal natural como sería la energía universal.

Por este motivo, los niños pequeños, como los bebés, no deben dormir juntos, ya que de ellos, el más fuerte absorberá energía al más débil, pudiendo llegar a provocar que este enferme, y si ese estado mórbido se prolonga, puede incluso sobrevenir la muerte.

Tampoco es aconsejable que un niño pequeño o bebé duerma con un anciano, ya que el mayor terminará por alimentarse de la energía vital del niño, provocando los mismos resultados que en el ejemplo anterior. Pero con la diferencia de que cuando es el niño quien absorbe la energía, esta conducta tiene un cierto límite, pues a medida el niño crece, va aprendiendo a tomar energía por sí mismo de la naturaleza, pero en cambio el anciano no se fortalece de este vampirismo, sino que mejora momentáneamente, por lo que necesita un flujo constante de energía para que los efectos sean notorios. Es tal vez por eso que las personas muy mayores se sienten “rejuvenecidas” y bien cuando interactúan con los niños.

Y por eso también los niños cuanto más activos están, más agotamiento producen a las personas que les rodean.

También las personas enfermas suelen vampirizar a los sanos. Por eso es frecuente ver que las personas enfermas, que son visitadas por gente que la quiere o aprecia, sanan mucho más rápido, cuantas más personas las visiten o velen por ellos. O bien cuando alguien con mucha energía los visita a diario.

Cuáles son los síntomas de que estamos siendo víctimas de un Vampiro.

En primero lugar, tenemos la sensación contradictoria de querer estar cerca de esa persona, como de necesitarla emocionalmente, pero a la vez este sentimiento nos causa malestar, algo así como bronca y odio hacia ese “necesitar” al otro. Esto es porque intuitivamente sabemos que no son nuestras emociones o sentimientos reales, sino que estamos siendo manipulados, envenenados mentalmente, para depender de la presencia de ese ser vampírico.

Otro síntoma que podemos ver con frecuencia es que nos encontramos muy bien, felices, llenos de alegría y energía, porque nos está pasando algo bueno, y de pronto sentimos la irresistible (a incomprensible) necesidad de contárselo al Vampiro, luego de lo cual nos sentimos mal, como si el hubiésemos contado el mayor de los secretos a un enemigo, o como si eso tan bello que sentíamos se hubiese “ensuciado” al contárselo. Una parte de nosotros intuye que a partir de allí todo saldrá mal, y es verdad, pues el Vampiro depende de nuestro fracaso para que lo necesitemos, y para mantener su superioridad, al ver que él (o ella) son exitosos, que tienen claras las cosas de la vida, y nosotros no, y por eso fracasamos, pero lo más importante para el Vampiro… es sentir que “Lo Necesitamos”…

Más allá de estos y otros síntomas o señales que podemos reconocer ante la presencia de un Vampiro, la más poderosa es la sensación que nos envía nuestra intuición, es decir, esa alarma de aviso, que nos sugiere que la persona nos está robando la vida, aunque no sepamos bien cómo.

También es frecuente sentirse cansados ante la presencia del Vampiro, no solo físicamente, sino mentalmente, o incluso espiritualmente, ya que no solo drena nuestra energía, sino que necesita mantenernos en ese estado, pues si la víctima logra “despertarse” y tomar consciencia, huirá lejos del Vampiro.

Pero si sirve de consuelo, la mejor forma de identificar a un Vampiro es mirando a su entorno, es decir a las personas que le rodean (o no le rodean). Generalmente cuando las víctimas comienzan a darse cuenta o a intuir que los males que les aquejan provienen de la presencia de dicha persona que es el Vampiro Psíquico, comienzan a alejarse de él, o si por fuerza mayor, deben frecuentarlo, ponen una especie de distancia emocional o barrera psicológica, evitan todo tipo de contacto físico prolongado con la persona, para así no dejarse robar la energía.

Por eso si ante la presencia de una persona, sea quien sea, te sientes sucio/a espiritualmente, como si algo hubiese envenenado tu mente o tu alma, o si sientes la necesidad irresistible de estar todo el tiempo cerca de esa persona, de contarle todo, de compartir todo, pero cuando lo haces, sientes que has perdido algo, como si quedarás con un vacío, ten por seguro que eres el alimento de un Vampiro, quien luego, cuando ya no necesite tu energía, o ya no puedas darle mucha más, simplemente te abandonará para buscarse a otra víctima.

Es en ese punto donde por lo general, la persona a la que han estado robando la energía por muchos años, de pronto se ve envejecida, demacrada, enferma, pues ya el Vampiro tomó de ella toda la energía vital que podía, y ha llegado a un límite en el que la víctima no logra recuperarse tan rápido como antes, y por eso la abandona. E incluso muchas de esas víctimas, al final terminan convirtiéndose también en Vampiros de Energía.

eye-732878_1280

La batalla por la luz recién comienza.

Cómo comenté al principio de este artículo, esta es la primer parte: Hasta aquí has aprendido a reconocer a estos seres infernales XD XD XD… pero ahora debes saber como vencerlos,  así que si deseas profundizar en el tema, encontrarás toda la info en el artículo siguiente, que publicaré en un par de días.

29607 Vistas Totales 18 Vistas Diarias
¿Te gusta este Blog? Tómete un segundo para apoyarme en Patreon!

Tagged As: , , , , ,

6 Responses to “Vampiros Psíquicos o Energéticos y cómo reconcerlos..”

  • Juan on 5 enero, 2017

    Hola Diego, muy bueno el artículo, me ha sido de mucha utilidad. Está plagado de vampiros energéticos e incluso uno mismo pudo haber sido uno y lo bueno es darse cuenta para lograr fortalecerse uno y evitar dañar a otros.

  • Eternal Darkness on 5 enero, 2017

    Me gustaría Diego que hicieras un post de como aumentar nuestra energía y todas las formas por favor

    • Eymard on 6 enero, 2017

      Amigo,diego ya hizo muchos videos explicando eso que tu buscas,reviza en su canal de youtube,tambien aqui en su blog,la respuesta mas remarcada es la meditacion y canalizacion,otra cosa el tener mas salud mental,psicologica,espiritual,etc. Repito,la respuesta aqui mismo,date una vuelta por el canal,revisa los post,la respuesta esta en diferentes formas y metodos,espero haberte ayudado mi poderoso compañero y amigo 🙂

    • Eymard on 6 enero, 2017

      Excelente post amigo,gracias por compartir ese conocimiento,saludos,te deseo lo mejor.

  • Eternal Darkness on 8 enero, 2017

    Me podés decir el nombre de todos los post

  • Fidel on 29 agosto, 2017

    Me toco convivir con un vampiro energetico psiquico, de acuerdo a lo que se comenta en el articulo, y exactamente, me aleje y hasta como que envejecio y yo no rejuveneci, pero ya no me da sueño, ando mas alegre, feliz y energizado, pero si estan a la orden del dia, tengan cuidado, lo mejor es retirarse una vez que los identifiquen, este vampiro que les comento, se va quedando solo, nadie se mantiene cercas de este demonio por mucho tiempo, si absorve la energia,

    lo mejor es retirarse, y como dicen en el blog, CANALIZAR LA ENERGIA Y EN MI CASO PONERME BIEN CON LA DIVINA PROVIDENCIA…. PA QUE ME METO A MEDITAR, ES LO MISMO, PREGUNTENLE A UN yogui…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies